Divagaciones sobre el ser social…

Image

Resulta anecdótico que el ser humano fuese el creador de una expresión que define en gran medida la manera en la que pasa por este mundo. “El ser social”, ese ser que cohabita con otras muchas especies y que presta una especial atención a sus iguales, dándoles el calificativo de “ser social”.

Instintivamente, trata de satisfacer necesidades primarias como puede ser la supervivencia o la alimentación. Pero esto no define al ser humano más que en un 1%, pues son inherentes otra clase de características necesarias para obtener un pequeño esbozo de lo que significa realmente.

El ser humano es un ser social, tiene sentimientos y necesidades que van mucho más allá de las fisiológicas. La necesidad de vivir en sociedad y de comunicarse con los demás es una de las características que más nos diferencian del resto de los animales, los cuales pueden vivir en comunidad (como una manada de lobos que coopera a la hora de conseguir un fin tan primario como sería cazar a su presa), es decir, alimentarse. Pero vivir en comunidad es muy distinto de vivir en sociedad, algo que solamente puede hacer el ser humano de manera natural.

Es posible que este factor llegue a tener tal importancia para la autorrealización del individuo que condicione en gran parte el tiempo que pasa en este mundo y, sobre todo, la calidad del mismo. Más que la búsqueda de un fin es la satisfacción de una necesidad, una necesidad latente que nos fuerza de algún modo a comunicarnos con todo individuo que nos rodee. Da igual si es conocido o desconocido, da igual el canal comunicativo usado (en persona, por correo, etc.) El objeto de este acto es buscar reciprocidad en el acto comunicativo, llegando a generar relaciones sociales difíciles de cuantificar. 

Es por ello (y con esto me despido por ahora), que cuando hacemos el “esfuerzo” de comunicarnos con quien tenemos al lado, ya sea: un amigo, un familiar, un compañero o simplemente una persona sentada a nuestro lado en un autobús, no estamos haciendo sino alimentar nuestra necesidad de comunicarnos. Puede que en ciertos individuos sea más latente o más natural que en otros, pero al fin y al cabo todos somos seres sociales, todos somos humanos.  

Posted in Sociedad | 6 Comments